Cómo conducir de noche de forma correcta. Conducir de noche se considera una condición adversa para el conductor, que conlleva riesgos para él y sus pasajeros. Por lo tanto, es necesario saber cuáles son los problemas a los que nos podemos encontrar para estar prevenidos.

En artículos anteriores hemos hablado acerca de cómo transportar un perro en coche paso a paso o cómo proteger el coche de las heladas. No obstante, en el artículo de hoy hablaremos sobre como conducir de noche de forma correcta y segura. ¿Comenzamos?

Cómo conducir de noche de forma correcta paso a pasoconducir de noche

1. Enciende los faros

Parece obvio decir que es necesario tener la luz encendida. Pero, por más evidente que sea, muchos conductores terminan olvidándose. Conducir con faros desregulados genera multas elevadas y puedes poner en riesgo a los demás vehículos que circulen por la carretera.

Además, existen varios tipos de faros en un mismo vehículo y cada uno tiene una función específica. Por lo tanto, no olvides usarlos cuando la situación lo exija.

2. Redobla la atención

Si durante el día necesitamos estar muy atentos, conducir de noche aumenta esta responsabilidad. Mantente aún a más distancia del vehículo que está delante de ti para tener más tiempo de reacción en caso de que ocurra un problema. 

3. Desacelera

Los faros de los vehículos que vienen en sentido contrario pueden causar ceguera momentánea o deslumbramiento por hasta 7 segundos. Por ejemplo: si tu velocidad actual es de 80 km / h, significa circular hasta 160 metros sin ver. La disminución de la velocidad evita la conducción a ciegas durante períodos más prolongados.

Junto con el aumento de la distancia, la disminución de la velocidad aumenta el tiempo de reacción del conductor y, en consecuencia, reduce las posibilidades de un accidente. 

3. No conduzcas con sueño

Al realizar viajes largos, es común ignorar el sueño para continuar la ruta y llegar antes al destino. Muchas personas recurren al uso de medicamentos para poder permanecer despiertos más tiempo. Sin embargo, el sueño es, ante todo, una necesidad del cuerpo. 

Ignorar esta condición pone en riesgo la vida de todos los que viajan en el vehículo, así como el tráfico en su conjunto. El sueño afecta la percepción de la realidad y la capacidad refleja. La única solución válida es pararte y dormir. Por ello, haz un plan de paradas para descansar durante el viaje y, sobre todo, dormir bien antes.

4. Respeta las reglas

Conducir de noche a menudo simboliza la ansiedad por llegar al destino. Esto a veces lleva a los conductores a romper las reglas y códigos, como los adelantamientos prohibidos. 

Al infringir la ley, el conductor pone en riesgo su vida y la de todos los que comparten la vía con él. Por tanto, la concienciación y la educación son elementos fundamentales ante tantos accidentes provocados por errores humanos. 

5. Mantén el vehículo en pleno funcionamiento

Comprueba el estado de las luces de freno y los faros. Si el vehículo tiene un defecto en el sistema de iluminación, puede acarrear una multa elevada, además del riesgo que supone.

Comprueba siempre el estado del espejo y el parabrisas. A medida que cae la noche, los dos pueden volverse borrosos, lo que dificulta que el conductor vea en condiciones óptimas. 

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si ahora quieres saber cómo proteger el coche del granizo, continúa navegando por Polemotor.com.