Cómo medir la presión del radiador del coche. El radiador y el sistema de refrigeración son fundamentales para el funcionamiento de cualquier coche. Si un radiador tiene fugas o no funciona correctamente, el motor se dañará, lo que provocará fallos y, por ende, reparaciones bastante costosas.

Todas las partes del sistema de enfriamiento del automóvil deben revisarse con regularidad, incluida la bomba de agua, las correas, las mangueras y el termostato. Por lo tanto, el radiador también debe probarse periódicamente, especialmente si el coche comienza a sobrecalentarse.

En artículos anteriores hemos hablado acerca de cómo verificar la válvula del termostato o de cómo eliminar mensaje INSP del tablero del coche. No obstante, en el artículo de hoy nos centraremos en explicar cómo medir la presión del radiador del coche. ¿Comenzamos?

Cómo medir la presión del radiador del coche de forma correcta

A continuación te mostraremos como medir la presión del radiador paso a paso. Sin embargo, antes de comenzar, te recomendamos que adquieras las herramientas necesarias para realizar el procedimiento de forma correcta.

Herramientas para medir la presión del radiador

  • Equipo de prueba del radiador
  • Termómetro infrarrojo
  • Hendidura
  • Tiras de prueba Recipiente para derrames

Cómo medir la presión del radiador del coche paso a pasoCómo medir la presión del radiador del coche

  1. Retira el tubo inferior del radiador, asegurándote de que el radiador esté lleno de refrigerante. Arranca el motor y observa el flujo de refrigerante a medida que sale del radiador. El refrigerante debería fluir con la fuerza suficiente para llenar la abertura del radiador al salir. Si no es así, hay un problema de flujo dentro del radiador.
  2. Realiza una prueba de calor en el radiador con termómetro infrarrojo: un termómetro infrarrojo tiene una lente que puede medir la temperatura de una superficie a distancia. El termómetro puede escanear la superficie del radiador en busca de puntos fríos que indiquen posibles obstrucciones. Si no tienes un termómetro infrarrojo, también puedes sentir el radiador con la mano, mientras el radiador se enfría un poco, observando los cambios de temperatura de arriba a abajo. Si el flujo de refrigerante es suficiente, debería haber menos calor cerca de la salida de calor del radiador y más cerca de la entrada del radiador.
  3. Ahora realiza la prueba de presión en el radiador: retira la tapa del radiador e instala un medidor de presión, que se parece a un medidor de presión arterial y tiene una bomba. Los probadores de presión se incluyen en la mayoría de los kits de prueba de radiadores. Bombea el probador y observa cuidadosamente el manómetro. El manómetro debe leer un mínimo de 6 kilogramos de presión. Si la presión es inferior a 6 kilos, es probable que el radiador tenga una fuga.
  4. Observa la tapa del radiador mientras el motor está funcionando para ver si hay fugas de líquido alrededor del perímetro de la tapa del radiador. Alternativamente, mira la tapa del radiador cuando esté conectada al probador de presión. Incluso si el radiador está en buen estado de funcionamiento, una tapa del radiador mal ajustada o con fugas permitirá que se escape suficiente refrigerante para crear una situación de sobrecalentamiento.
  5. Utiliza una tira reactiva que mida el pH del refrigerante si tienes un motor diésel. Estas tiras reactivas están diseñadas para medir la concentración de inhibidores anticongelantes de refrigeración, incluidos nitrito, molibdato y glicol. Sin embargo, estas correas solo están diseñadas para motores diésel.

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si ahora quieres aprender a quitar el ruido del panel del coche, continúa navegando por Polemotor.com.