Cómo quitar arañazos de las llantas de aleación. Las llantas de aleación son llantas deportivas de alta gama y generalmente están presentes en la mayoría de los concesionarios de automóviles.

Estas llantas de aluminio han reemplazado a las llantas de acero como la opción preferida por muchos que están preocupados por la apariencia y la belleza de sus coches. Sin embargo, las llantas de aleación pueden rayarse al conducir en carreteras normales y en caminos de tierra.

También se puede culpar a las condiciones climáticas, los animales y el follaje de los arañazos en las llantas de aleación. Por esta razón, desde Polemotor.com vamos a explicarte como quitar esos arañazos visualmente molestos.

En artículos anteriores hemos hablado acerca de cómo despegar anillos de pistón pegados o de cómo abrir la tapa de combustible atascada de un Audi A3. No obstante, en el artículo de hoy nos centraremos en explicar cómo quitar los arañazos de las llantas de aleación. ¿Comenzamos?

Cómo quitar arañazos de las llantas de aleación paso a pasoquitar arañazos de las llantas de aleación

A continuación, vamos a explicarte como quitar los arañazos de las llantas de aleación de tu coche. En caso de no eliminar esos rayones por completo, es posible que debas utilizar un sistema mas agresivo. Para ello te recomendamos que acudas a un profesional cualificado.

Para comenzar a quitar los arañazos necesitarás:

  • Jabón líquido
  • Toalla o trapo de microfibra.
  • Pulimento para metales.

Una vez hayas adquirido todo lo necesario, comenzaremos con el proceso:

  1. Mezcla 1/4 taza de jabón líquido con agua tibia en un recipiente. Sumerge la esponja en el balde y limpia la llanta de aleación. Frota con fuerza alrededor de los rasguños para tratar de quitarles la suciedad y los escombros.
  2. Seca la llanta de aleación con la toalla. Asegúrate de que los arañazos estén completamente secos.
  3. Agita bien la lata de esmalte para  metales y aplica una pequeña cantidad de esmalte a una toalla de tela limpia y esponjosa.
  4. Frota el pulimento de metal en el rasguño con un movimiento circular, puliendo los rasguños en áreas pequeñas. Asegúrate de esparcir el pulimento para metales en toda la longitud del rasguño.
  5. Frota el pulidor para metales en cada rasguño, y continúa extendiéndolo a lo largo de cada rasguño con un movimiento circular hasta que el pulimento para metales se vuelva negro.
  6. Elimina todos los residuos del pulimento para metales con una toalla o un trapo de microfibra.
  7. Repite este proceso para cualquier rasguño en las llantas.

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este artículo te haya resultado útil. Si ahora quieres aprender cómo convertir un coche en descapotable, continúa navegando por Polemotor.com.